El Blanqueamiento Dental es un procedimiento de oxigenación usado para aclarar los dientes. Es muy efectivo para blanquear dientes oscurecidos por la edad o manchados por el café, el té, el vino tinto, las colas, el tabaco, etc. No es tan efectivo para blanquear los dientes muy manchados por uso de algunos medicamentos, como la tetraciclina o por fluorosis. Existen dos modos generales de realizar el blanqueamiento: en la clínica dental y en casa.

En Clínica:

El odontólogo aplica sobre la superficie de los dientes una sustancia blanqueadora que se activa mediante la luz halógena. Esta sustancia provoca la liberación de oxígeno, que conduce a una oxidación de la materia orgánica dental, y cambia la porción pigmentada a una fase sin color. La duración total del tratamiento es de más o menos una hora.

En Casa:

La aplicación del producto blanqueador es mediante unas férulas precargadas o hechas a medida que se colocan una hora al día entre siete y quince días.

 

La duración del tratamiento es de 2 a 6 semanas. Durante las mismas el paciente debe evitar el consumo de de cítricos, té, café, colas, vino tinto, bebidas gaseosas, zumos de fruta, tabaco, etc. El color definitivo no es el que se ve tras el tratamiento, sino es el que queda a las dos semanas de concluido el mismo, durante las cuales se produce un ligerísimo cambio de tono. Durante el tratamiento se aconseja  enjuagues o aplicación de geles desensibilizantes para evitar la posibilidad de que aparezca sensibilidad dental.